Nosotros

Cada pieza que sale de Sancy acompaña una bonita historia que contar… Un “sí quiero”, un “bienvenido” o simplemente un“gracias”. Es la magia que envuelve a cada joya y que llevó a Tomás Gil a dedicarse a este mundo desde los años 60.

Este cordobés, trabajador incansable e inquieto, representaba las firmas más importantes de brillantería del momento. En Lanzarote encontró, ya en 1972, el marco ideal para abrir su primera tienda y compartir así la felicidad que se va con cada joya. Sancy fue una de las primeras joyerías en Canarias en importar piezas exclusivas y de diseño contemporáneo. La buena acogida del público desembocó rápidamente en el nacimiento de una empresa de producción propia que consiguió extenderse por todo el territorio nacional.

En 1989 Sancy abre en Las Palmas de Gran Canaria, en el entorno de Mesa y López. La zona comercial de Triana tiene que esperar hasta 2007, momento en el que se inaugura un segundo local en Gran Canaria que afianza la presencia de Sancy en las islas.

La visión, el espíritu innovador y el esfuerzo del fundador toman relevo en una segunda generación formada en el mundo del diseño y la gemología. Los hermanos Gil suman trabajo, conocimiento e ilusión para seguir creciendo y ofreciendo momentos inolvidables a quienes deciden celebrar de su mano los momentos más importantes de su vida.

Nuestras Marcas